Esos glosarios jurídicos que andan por ahí.

July 9, 2012 § 6 Comments

Queridos colegas,

Uno de los aspectos más interesantes, y a la vez más complicados de nuestra profesión es el vocabulario.  El contar con la terminología correcta puede ser la diferencia entre una victoria y una derrota en la cabina.  Afortunadamente en esta era digital y cibernética, los intérpretes contamos con diccionarios que nos acompañan en nuestras computadoras y I-pads, con los recursos que existen en internet, y con algunos glosarios magníficos que son el resultado del trabajo de muchos colegas extraordinariamente capaces.

Sin embargo, también existen infinidad de glosarios mediocres que son pésimos y divulgan la ignorancia en lugar del conocimiento.  Así es como me he encontrado con “glosarios” que contienen barbaridades del tamaño de la “República de Polandia” por Polonia.

Muchos intérpretes son muy cuidadosos con estos glosarios, pero cuando las agencias y las dependencias del gobierno empiezan a distribuir estos glosarios de calidad ínfima, y exigen que dicha “terminología” sea utilizada por el intérprete, entonces sí estamos ante un problema muy serio.

Hace algunas semanas recibí un correo electrónico de una dependencia de gobierno de un estado norteamericano el cual adjuntaba un glosario que había sido elaborado por un despacho de abogados que aparentemente se especializa en Derecho Administrativo. Obviamente, leí dicho glosario y me encontré con una serie de barrabasadas que no tienen nombre.  Además del error, desgraciadamente bastante común, de traducir términos jurídicos en inglés utilizando palabras tomadas de diccionarios en español que no contienen terminología jurídica, me encontré con palabras que no existen, al menos no existen en el Diccionario de la RAE, como “acosamiento” por “harassment” (en vez de acoso) o que jurídicamente tienen un significado diferente como “guardián” por “guardian,” (en lugar de tutor) etc.

Obviamente yo no voy a utilizar el vocabulario de ese glosario, y quisiera que nadie lo utilizara, sin embargo, la disyuntiva es: Alertamos al resto de los intérpretes para que no vayan a usar estos glosarios, platicamos con la dependencia del gobierno acerca de lo delicado que es el “recomendar” un glosario cuando se es parte del gobierno, enviamos una carta a los autores del glosario, o simplemente ignoramos el glosario y nos quedamos callados para no crear enemistades con otros.  Por favor escriban sus comentarios.

Tagged: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

§ 6 Responses to Esos glosarios jurídicos que andan por ahí.

  • Querido Tony,

    Desgraciadamente pienso que es al no protestar o alertar a quienes recomiendan estos glosarios, que terminamos aceptando estas barrabasadas como lingua franca.

    Yo trataría de la mejor manera posible de hacerles comprender el insidioso mal que nos hacen a todos (no me refiero sólo a intérpretes, sino a sus clientes también).

    Esto me lleva a una cuestión similar pero casi mas quisquillosa de tratar. Que hacemos cuando un colega en cabina, al tu sugerir que cierta palabra no es muy castiza, te asegura que lo es porque aparece en el glosario recomendado por tal y tal…

    Esto me hace recordar otro tema similar. La ocasión donde por primera vez oí “canueve” (K-9: traducido al español de la abreviatura típicamente estadounidense de “canine”) refiriéndose a un perro, can o al equipo canino de la policía. En vano traté de explicarles a los “hispano parlantes” el porqué de dicha abreviatura en inglés y que no tenia sentido en español. Expliqué que aunque existiera tampoco era necesario su uso ya que las palabras can, perro o canino eran mas cortas y formaban parte de la lengua

    En fin no conozco la solución perfecta pero sé que no podemos sencillamente aceptar tales cosas sin protestar o al menos intentar explicar porqué son nocivas, de otro modo el inexorable avance del uso y dominio de estos garabatos verbales se acelera. Digo esto ya que pienso que aquellos de nosotros que intentamos corregirnos y superarnos día a día, llevamos las de perder. Ojalá me equivoque.

    Todo eso para decirte, diles que el glosario no es bueno!

  • Donna Bos says:

    Muchas gracias por este artículo. Me gustaría si pudiera recomendar unos glosarios que sí son buenos. Me encanta leerlos, usarlos, aun comprarlos, pero no quisiera malgastar el dinero no más para descurbir después que el glosario no sirve o que no puedo usarlo con plena confianza.

  • Carolyn says:

    No voy a entrar a las palabras “inventadas”. Porque hace unos años encontré la palabra “partenariado” para asociación…. en fin, hay muchas degradaciones del español; y es lamentable. Yo soy de esas personas que aún tratan de conservar el buen español…espero estarlo logrando.
    Yo no creo que los glosarios en general sean del todo, malos. Lo que le he dicho a mis alumnos es que tienen que aprender a poner los glosarios en contexto. Si es un glosario de hospitales o médico, hay que usarlo para eso. Si el glosario es legal, usarlo para temas legales, etc. Pero, como reza el dicho, de todo hay en la viña del Señor.

  • Carolyn says:

    No voy a entrar a las palabras “inventadas”. Aunque hace poco encontré que estaban usando “partenariado” para asociación en unos documentos e interpretaciones. Yo sigo siendo de aquellas que tratan de usar el buen español, y espero estarlo logrando….
    Yo no creo que los glosarios en general sean del todo, malos. Lo que le he dicho a mis alumnos es que tienen que aprender a poner los glosarios en contexto. Si es un glosario de hospitales o médico, hay que usarlo para eso. Si el glosario es legal, usarlo para temas legales, etc. Pero, como reza el dicho, de todo hay en la viña del Señor.

  • Saludos! More and more I find myself creating my own glossaries, for personal use only, based on parallel texts in both languages. It seems that it is very easy to spread misinformation via Internet with little or no personal responsibility. Bueno el comentario de la colega que menciona la importancia del contexto. El contexto lo puede cambiar todo!

  • Melinda G-H says:

    Querido Tony,

    Yo optaría por informar a los autores, para que tengan la oportunidad de hacer todas las correcciones necesarias y para que sean ellos los que informen a su cliente de que es necesario hacerle “modificaciones” al glosario. De esa forma, tal vez te contraten de consultor y todo mundo sale ganando: los autores aprenden y tu te ganas otro cliente agradecido.

    Si eso no funciona, dado que es un glosario que el gobierno mismo está difundiendo, definitivamente informaría a la dependencia afectada para que se enteren.

    Gracias por tu blog, es excelente.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

What’s this?

You are currently reading Esos glosarios jurídicos que andan por ahí. at The Professional Interpreter.

meta

%d bloggers like this: