Esos glosarios jurídicos que andan por ahí.

July 9, 2012 § 6 Comments

Queridos colegas,

Uno de los aspectos más interesantes, y a la vez más complicados de nuestra profesión es el vocabulario.  El contar con la terminología correcta puede ser la diferencia entre una victoria y una derrota en la cabina.  Afortunadamente en esta era digital y cibernética, los intérpretes contamos con diccionarios que nos acompañan en nuestras computadoras y I-pads, con los recursos que existen en internet, y con algunos glosarios magníficos que son el resultado del trabajo de muchos colegas extraordinariamente capaces.

Sin embargo, también existen infinidad de glosarios mediocres que son pésimos y divulgan la ignorancia en lugar del conocimiento.  Así es como me he encontrado con “glosarios” que contienen barbaridades del tamaño de la “República de Polandia” por Polonia.

Muchos intérpretes son muy cuidadosos con estos glosarios, pero cuando las agencias y las dependencias del gobierno empiezan a distribuir estos glosarios de calidad ínfima, y exigen que dicha “terminología” sea utilizada por el intérprete, entonces sí estamos ante un problema muy serio.

Hace algunas semanas recibí un correo electrónico de una dependencia de gobierno de un estado norteamericano el cual adjuntaba un glosario que había sido elaborado por un despacho de abogados que aparentemente se especializa en Derecho Administrativo. Obviamente, leí dicho glosario y me encontré con una serie de barrabasadas que no tienen nombre.  Además del error, desgraciadamente bastante común, de traducir términos jurídicos en inglés utilizando palabras tomadas de diccionarios en español que no contienen terminología jurídica, me encontré con palabras que no existen, al menos no existen en el Diccionario de la RAE, como “acosamiento” por “harassment” (en vez de acoso) o que jurídicamente tienen un significado diferente como “guardián” por “guardian,” (en lugar de tutor) etc.

Obviamente yo no voy a utilizar el vocabulario de ese glosario, y quisiera que nadie lo utilizara, sin embargo, la disyuntiva es: Alertamos al resto de los intérpretes para que no vayan a usar estos glosarios, platicamos con la dependencia del gobierno acerca de lo delicado que es el “recomendar” un glosario cuando se es parte del gobierno, enviamos una carta a los autores del glosario, o simplemente ignoramos el glosario y nos quedamos callados para no crear enemistades con otros.  Por favor escriban sus comentarios.

Where Am I?

You are currently browsing entries tagged with acosamiento at The Professional Interpreter.