Tal vez el futuro de la interpretación no está en el poder judicial.

January 14, 2013 § 1 Comment

Queridos colegas,

Muchos eventos que se han dado en la interpretación judicial en los últimos tiempos me han hecho ver que el futuro de la profesión tal vez no incluya la interpretación judicial.  Nótese que no estoy diciendo interpretación jurídica, solo judicial.

Como muchos saben, durante los últimos años, y por múltiples razones, los poderes judiciales en general se han enfocado en la eliminación de tantas horas-intérprete como sea posible. Para ello, se han incorporado a la interpretación judicial muchas opciones que antes no existían; contratos de la autoridad judicial con una agencia de traducción e interpretación para obtener intérpretes más baratos es una de las más evidentes, ya sea a nivel municipal, estatal y hasta a nivel federal con los juzgados de migración en los Estados Unidos y el famoso caso de ALS en el Reino Unido.  También los avances tecnológicos han permitido la incorporación y casi-perfeccionamiento de la interpretación por video que actualmente se practica en casi todos los estados de los Estados Unidos, incluyendo los juzgados federales y administrativos.  La tendencia de los poderes judiciales estatales y federal es la de contratar más intérpretes de planta, de preferencia nuevos a la profesión para no tener que pagarles tanto y para que su vida institucional sea más larga, o sea para que el estado recupere su inversión, y contratar menos intérpretes contratistas independientes ya que estos últimos, o sea ustedes, saldrían más caros que los de planta.  Ejemplo: Si un juicio pasa de las 5 de la tarde, el intérprete contratista va a cobrar más caro por el tiempo extra, el intérprete de planta no recibe dinero, le acreditan unas horas en su expediente para que algún día, en que casi no haya trabajo y puedan prescindir de él, se tome el día libre. Eso es todo.

Si a esto le aunamos el hecho que cada día más sistemas judiciales están brindando servicios de interpretación en áreas que antes no cubrían, tales como casos civiles, administrativos, etcétera, y el hecho que cada día hay más intérpretes certificados, por diseño del poder judicial para inundar el mercado de oferta y así tener la opción de contratar al más nuevo y por ello menos costoso,  forzosamente llegamos a la conclusión que eventualmente y no dentro de mucho, la interpretación judicial en la que se han concentrado y encasillado muchos de nuestros colegas va a terminarse para todos los efectos prácticos y relevantes.  No estoy diciendo que esto va a suceder inmediatamente, pero en unos años los juzgados solo van a contratar a unos cuantos y les van a pagar muy poco, ese es el esquema que están siguiendo y esas son las leyes de mercado.

¿Eso es malo? Desde luego que a mi parecer es bueno. Después de todo el gobierno tiene que actuar responsablemente con nuestro dinero. No nos olvidemos que también somos contribuyentes. ¿Es bueno para la profesión? Desde luego que es malo para la interpretación judicial ya que en muchos casos la calidad del servicio profesional se verá seriamente coartada ya que al limitar las opciones de trabajo y el pago por estas, lo primero que se pierde es el servicio profesional al más alto nivel; sin embargo, tal vez sea algo bueno para la profesión ya que esto resultará en que aquellos intérpretes de mayor capacidad buscarán otros campos de trabajo y llegarán a  competir desde abajo en algunos campos como conferencia, medios de comunicación y militar, y también impactarán la calidad y la paga en otros sectores de la interpretación como el médico y el comunitario.  En resumidas cuentas, va a depender del intérprete mismo. Cuánto estará cada individuo dispuesto a prepararse, aceptar el cambio, ajustarse, y triunfar, o por otro lado, y eso pasará irremediablemente con algunos más mediocres, cuánto estará un individuo dispuesto a conformarse, a vivir peor, a tener menos, para poder seguir aceptando trabajo en los juzgados.

Recuerden que al principio dije que esto no abarcaba toda la interpretación jurídica, solo la judicial. Aún quedarán los abogados particulares, las entrevistas en sus despachos, las declaraciones bajo protesta o juramento, la preparación de testigos, las visitas a los reclusorios, las traducciones a la vista, donde la competencia será ardua debido a que los mejores intérpretes judiciales se volcarán sobre esta opción, y también los conformistas del párrafo anterior; Consideren que estos últimos van a deprimir el mercado de honorarios al tratar de cobrar muy por debajo de lo que cobran los intérpretes de primer plano.  ¿Quién ganará la batalla?  Eso se decidirá individualmente, por ello estoy sonando esta alarma desde ahora. Ya es tiempo que nos demos cuenta a dónde parece dirigirse la interpretación judicial y ya es hora de prepararse para otros sectores de la interpretación y para ir seleccionando a los abogados que van a ser los clientes primarios en ese futuro, ahora hay tiempo de desarrollar un vínculo de confianza, para educarlos sobre las ventajas de tener un buen intérprete, sobre la importancia de pagar bien por un servicio bien prestado.

Ya les he compartido lo que observo en el poder judicial, ahora les pido me comenten aquello que ustedes ven.

El intérprete independiente que no es emprendedor en los negocios pierde más de lo que se imagina.

June 1, 2012 § 3 Comments

Queridos colegas:

El otro día estaba almorzando con un funcionario de una agencia de interpretación que trabaja en todo el país.  Durante nuestra conversación recordamos otra época cuando yo frecuentemente prestaba mis servicios a esa agencia.  A media conversación le pregunté a este funcionario la razón por la cual en el pasado ellos me contrataban de manera regular para interpretar conferencias en cierta ciudad estadounidense, y después, cuando me mudé a esa ciudad, prácticamente me dejaron de contratar.

La respuesta me sorprendió en cierto sentido, y confirmó algo que yo había pensado por años.  La razón fue muy sencilla: Existe la idea de que no hay intérpretes de alto nivel en esa plaza.  Le pedí que elaborara en detalle, a lo cual respondió que las agencias se fijan en el mercado antes de contratar intérpretes para los eventos más importantes, y cuando no hay intérpretes que coticen honorarios a cierto nivel, en otras palabras, cuando todo el mercado cobra barato, esto se toma como síntoma de mediocridad y falta de calidad al nivel más alto.  No se trata de desperdiciar dinero, agregó mi amigo, se trata de contratar equipos elite para interpretar nuestros eventos.

Esto me hizo pensar y en seguida entendí.  Durante mi carrera he conocido intérpretes que no se preocupan por la parte comercial de la profesión, colegas que en algunos casos son muy buenos pero no saben promocionarse y no saben cobrar.  Estudiando detenidamente esta situación, encontré un común denominador a este fenómeno,  en los lugares donde una agencia de interpretación o una dependencia del gobierno local tratan a los intérpretes independientes como empleados, nuestros colegas se vuelven conformistas y pierden el deseo de mejorar su paga.  Yo he encontrado, e incluso convivido con colegas que no buscan trabajo, simplemente esperan la llamada de la agencia o del juzgado indicándoles las fechas en que los van a necesitar esa semana o ese mes, y estos intérpretes acatan este sistema.  No lo cuestionan, no buscan otras fuentes de trabajo.

En más de una ocasión he escuchado intérpretes, y algunos de ellos bastante buenos, que me dicen: “mañana no tengo trabajo porque la agencia, o el tribunal, no me llamó.”  Nunca un comentario de seguimiento dando a entender que van a buscar otro cliente para ese día. Nunca una palabra acerca de cancelar trabajo con esa agencia o juzgado porque pagan muy poco, y como todos sabemos, siempre pagan poco ya que tienen intérpretes independientes dispuestos y listos a trabajar por lo que sea.

Yo nunca entenderé ese conformismo de algunos queridos colegas, y sé que muchos de ustedes tampoco, sin embargo, pensé que sería interesante compartir con todos ustedes esta consecuencia del conformismo y falta de espíritu comercial. Todos ustedes que interpretan conferencias y eventos en todo el país excepto su ciudad, ahora ya saben que esto tal vez se deba a la apatía de sus colegas locales y al sistema utilizado por agencias, hospitales y juzgados en su estado. Me gustaría saber qué opinan al respecto.

Where Am I?

You are currently browsing entries tagged with intérpretes independientes at The Professional Interpreter.