When court interpreting is done right.

January 15, 2018 § 4 Comments

Dear Colleagues:

Most professional, dedicated, court interpreters in Europe and the United States are constantly fighting against the establishment: government authorities who want to dodge the responsibility of administering justice to all, regardless of the language they speak, by procuring a warm body next to the litigant in the courtroom regardless of the skill and knowledge of the individual; ignorant and egotistical judges who believe they know everything about language access and interpreting, and make absurd decisions, when they know less about our profession than anyone else in the room; bilingual lawyers who cannot tell the difference between being a professional interpreter and speaking a second language with limited proficiency; monolingual attorneys who believe interpreting is easy and interpreters are  only an intransigent bunch demanding nonsensical work conditions (like team interpreting) and get paid for what they do more than they deserve;  and of course, greedy unscrupulous agencies who spend most of their time trying to figure out two things: How to pay interpreters less, and how to sell a mediocre paraprofessional low fee foreign-language speaker to their clients.

There are exceptions everywhere and in some latitudes court interpreting can be performed at a high quality level (even though, in my opinion, most court interpreters are still getting paid very little compared to the other actors in a court proceeding such as attorneys, expert witnesses, and judges), but there are no places, that I know of, at least in the United States, where you can find the support, understanding, and respect I found in Mexico during their transition from written court proceedings to oral trials where interpreters play a more relevant role they ever did under the old system.

Cubi (editor) Me, Carreon, Maya

During the last two years I have attended many conferences, meetings, one-on-one interviews, where I have talked to the parties invested in the system about the work court interpreters do, the need for some quality control process such as an accreditation or certification of the professional court interpreter, the non-negotiable principle that interpreters must make a professional fee that will let them have the lifestyle they may choose and will retain them as practitioners of the interpreting profession, and the work conditions for the professional court interpreter to provide the expected service. I have had many memorable experiences, and I will share with you those that I consider essential turning points in the design of the court interpreting profession in Mexico.

For the past two years I have attended the “Taller de profesionalización de los servicios de interpretación de Lengua de Señas Mexicana en el ámbito jurídico” (Professionalization of Mexican Sign Language legal interpreting services workshop), the brain child of Mexico’s federal judge Honorable María del Carmen Carreón, who has done more for the court interpreting profession than any person I know who is not an interpreter. Judge Carreón and her team organized these workshops that bring together Mexican Sign Language interpreters from all over the Mexican Republic, the most influential Sign Language Interpreter professional associations in the country, legal and language scholars, attorneys from all fields, and judges from all levels and jurisdictions: from Federal Supreme Court Justices and State Supreme Court Justices, to federal and state criminal, civil, family, administrative, and electoral judges.

These participants meet for three days at different locations: courthouses and universities, to learn from each other, and exchange ideas on how to make it easier for court interpreters so they can fulfill their role in the administration of justice to all individuals, regardless of the language they speak. The new court interpreting manual I recently published results from this extraordinary professional relationship that has developed among my co-authors: Judge Carreón and Daniel Maya, president of the largest professional association of Sign Language interpreters in Mexico, and me (Manual del Intérprete Judicial en México, Carreón, Rosado, Maya. Editorial Tirant Lo Blanch).

Judge Hernandez

During these trips, I have witnessed the willingness of all parties to learn the new system together, I heard often about the commitment to a good professional fee for those interpreters who get a court interpreter patent as a “perito” (equivalent to a certification or accreditation in other countries), and I saw a system with a new culture of cooperation where interpreters getting materials and full access to a case will be the rule and not the exception. I saw how all actors understand the need for team interpreting without even questioning the reasons behind this universally accepted policy. I heard judges telling interpreters to come to them with their suggestions and requests, and lawyers who want to learn how to work with the interpreter. Our manual has been presented before many institutions, including courthouses and attorneys’ forums to standing room only.

It was at one workshop, and through Judge Carreón, that I met Mexico City Civil Court Judge Eliseo Juan Hernández Villaverde and Mexico City Family Court Judge Teófilo Abdo Kuri.  Both judges graciously invited me to their courtrooms so I could observe how the oral proceedings are being carried under the new legislation, and to have a dialogue on court interpreters’ best practices so our Mexican colleagues can provide their service under close to ideal conditions.

At their respective courtrooms I met their staff and I saw how everyone was treated with dignity and respect. After fruitful talks with both judges, I observed the proceedings, and afterwards met with the judges to physically suggest changes to the courtroom to make it more “interpreter-friendly” to both: sign and spoken language interpreters. To my surprise, these suggestions were welcomed immediately, and Judge Hernández Villaverde rearranged the courtroom right on the spot, in my presence, to make sure that everything was as suggested. Finally, it was agreed that court interpreters and those studying interpreting will have regular visits to their courtrooms where they will observe proceedings and after the hearing can ask questions to the judges.

Judge Abdo

A major factor in the success that Mexico is enjoying, is due to the absence of irresponsible interpreting agencies that hire a high school level “coordinator” to recruit paraprofessionals and convince them to work for a fee (they call rate) that will seem good to them (compared to their minimum wage job prior to becoming an “interpreter”) but would be insulting and disrespectful to any professional interpreter charging the professional fees that their service commands.

There are some in Mexico, judges, attorneys, and interpreters, who are not fully on board, but they are not stopping the new culture. They are not killing the excitement and willingness of all parties to grow professionally in the new legal system the country has adopted.  There are many things to do, but an environment fosters the achievement of those goals.

I hope that me sharing the situation of the court interpreting profession in Mexico can inspire many of us in other countries and legal systems, and teach us to keep fighting for what is right without ever giving up in our dealings with the judiciary, and to never give in to the insulting conditions offered by those who want to see us as an “industry” instead of a profession. I now invite you to share with the rest of us your goals and achievements within your courthouses or hospitals (for healthcare interpreters).

Señor juez, necesito intérprete… y vivo en México.

August 29, 2013 § Leave a comment

Queridos colegas,

La interpretación judicial ha existido en los Estados Unidos por varias décadas. No es un sistema perfecto, pero mejorando cada día, ha permitido que aquellos que no hablan el idioma del país, en este caso el inglés, puedan hacer valer sus garantías individuales consagradas en la constitución norteamericana: “En todo proceso penal, el imputado tendrá derecho a… ser informado…de los cargos que se le imputan… a confrontar a los testigos de cargo… y a ser asistido en su defensa por un abogado.” (Sexta Enmienda de la Constitución de EE.UU. 1971) Estos derechos se extendieron a las otras ramas del Derecho en la Ley de Derechos Civiles de 1964 (Artículo 2000 fracción “d” del Libro VI y Capítulo VI de la Constitución Federal) y en lo que compete a quienes no hablan inglés, los mismos fueron implementados mediante la creación de la figura del intérprete judicial en la Ley de Intérpretes Judiciales (Art. 1827 Título 28 del Código Federal de los Estados Unidos) En los últimos años, con la formación de la Unión Europea, la “globalización” y la transición de varios países latinoamericanos al sistema de juicios orales, la posibilidad de que dos personas se encuentren ante la justicia exigiendo que se respeten sus derechos se ha incrementado de manera inimaginable.  Entre los países que decidieron cambiar al sistema de juicios orales se encuentra México; una nación que hasta ese momento histórico había seguido la tradición del Derecho Romano y el Derecho Franco-Español consistente en procedimientos judiciales fundamentalmente seguidos por escrito.

México es un país enorme con gran diversidad de lenguas autóctonas, una población inmigrante de importancia, y millones de extranjeros que convergen en ese país todos los años por motivos de negocios, culturales y de esparcimiento. Además, es vecino de los Estados Unidos con quien comparte la frontera por tierra más grande del mundo y sostiene una relación comercial bilateral multimillonaria.

Cuando México decide adoptar el sistema de juicios orales, también decide, por mandato jurídico constitucional para con su población indígena (Art. 2 Apartado A Fracción VII de la Constitución Política de los EUM) y la Declaración de Derechos Humanos para todo aquel que no hable el español (4ª. Garantía) eliminar la barrera del idioma en todo proceso jurídico oral proporcionando un intérprete judicial.  Esta serie de decisiones coloca a México en una situación única en la que jueces, abogados, intérpretes y todos quienes participan en la impartición de justicia, se ven en la necesidad de aprender al mismo tiempo un nuevo sistema.

México siempre ha contado con intérpretes de primer nivel lo que permite que la demanda de servicios de interpretación en el sistema judicial (al menos en lenguas europeas y asiáticas) se satisfaga con elementos de primera; sin embargo, la mayoría de este talento lingüístico nunca ha interpretado en un proceso judicial.  Como muchos de ustedes saben, las diferencias entre la interpretación de conferencia y la interpretación judicial son substanciales más no insuperables.  El aprendizaje de nueva terminología, un protocolo distinto, y técnicas de interpretación diferentes como la traducción a la vista sin haber inspeccionado el documento con antelación, la interpretación consecutiva corta, y la interpretación simultánea completa (con exclamaciones, equivocaciones y trastabilleos del orador) hacen de esta nueva realidad mexicana un verdadero reto bienvenido por aquellos intérpretes mexicanos ya famosos internacionalmente.  Asimismo, la posibilidad de trabajar en otras situaciones atractivas intelectualmente y económicamente, constituyen un buen augurio para el éxito de este gremio ante un nuevo desafío profesional.  Los Intérpretes mexicanos que además de trabajar en el sistema judicial de su país deseen trabajar con abogados norteamericanos que acuden a México para declaraciones bajo protesta en casos civiles, entrevistas de testigos y víctimas, o para iniciar la defensa de imputados en el sistema estadounidense colaborando con abogados mexicanos desde el inicio de un proceso de extradición, podrán obtener la certificación federal norteamericana para poder fungir como intérpretes en actuaciones jurídicas celebradas en México, con la certeza que su interpretación podrá utilizarse en los juzgados norteamericanos por ser intérpretes certificados en la Unión Americana. De la misma manera, una vez que cuenten con esta certificación judicial o la certificación de la ATA, traductores y transcripcionistas mexicanos podrán trabajar desde México y simplemente autenticar el producto de su trabajo mediante comparecencia ante la autoridad judicial norteamericana. Actualmente los despachos jurídicos estadounidenses gastan una fortuna llevando intérpretes certificados desde los Estados Unidos para practicar estas diligencias.  Una vez que los intérpretes mexicanos se certifiquen, inmediatamente se constituirán en un mercado lingüístico muy atractivo para los bufetes de los Estados Unidos, además de que contarán con una ventaja sobre aquellos intérpretes que sin ser mexicanos actualmente viajan a México con los abogados: Los intérpretes judiciales mexicanos podrán trabajar legalmente en México sin violar las leyes de migración.

Es importante resaltar que la certificación federal norteamericana no es fácil de obtener, pero con su preparación profesional y académica, muchos intérpretes de México lo lograrán. Es por todas estas razones que el 7 de septiembre impartiré nuevamente un taller en la Ciudad de México. Durante esta sesión de un día completo abordaremos tanto la terminología y el procedimiento, como el protocolo y actual desempeño del intérprete judicial.  Mi experiencia y formación académica me permiten presentar los dos sistemas judiciales y de interpretación de una manera única. Trabajaremos con materiales especialmente preparados para el sistema de juicios orales en México, mostraremos videos de actuaciones judiciales en los nuevos juzgados mexicanos,  y demostraremos aspectos prácticos desde preparación y protocolo en caso de juicio, hasta dónde debe posicionarse el intérprete durante una audiencia oral.   Les pido a quienes deseen saber más detalles sobre el taller que se comuniquen con los organizadores al siguiente correo electrónico: georganne.weller277@gmail.com  Asimismo invito a aquellos colegas de países donde se ha implementado el sistema de juicios orales, que actualmente viven en los Estados Unidos y cuentan con la certificación judicial federal, a que se preparen en el nuevo sistema de juicios orales, aprovechen la experiencia que ya tienen, y haciendo valer su derecho a trabajar legalmente en sus países de origen incursionen en este campo y contribuyan al desarrollo de la profesión en sus naciones.

Queridos colegas mexicanos, les invito a participar en este taller, y a ustedes y a todos los demás colegas que se vean en esta situación, a mi parecer ventajosa, les pido que nos compartan sus opiniones sobre esta nueva opción profesional.

Cuando el Juez, la abogada, el policía, y hasta el perro, “hablan español”, disputan lo que dijo el intérprete, y el intérprete está en lo correcto.

June 16, 2012 § 9 Comments

Queridos colegas,

En más de una ocasión me he enfrentado a una situación en que todas, algunas, o aún peor, una de las partes en un proceso judicial hablan, o dicen que saben, español, y a pesar de que su vocabulario es más limitado que el vestuario de un nudista, y su dominio de la gramática del español es idéntica a la capacidad de un pez para correr por el campo, no dejan de interrumpir al intérprete criticando, corrigiendo, y aportando conocimientos tan sabios como la filosofía propagada por el gato que vive en el callejón detrás de mi oficina.

Seguramente, igual que con muchos de ustedes, mi carrera ha estado plagada de incidentes en que los abogados han disputado mi interpretación, no por lo que yo haya dicho, sino por haber interpretado lo que su cliente dijo.  Gramática inexistente, prosodia de tianguis,  vocabulario inventado… los he presenciado, escuchado y vivido todos.

A pesar de ello, hace algunos meses se dio en mi vida la famosa gota que derramó el vaso.  Me encontraba interpretando consecutivamente el testimonio de un demandado en un juicio federal de tipo administrativo en el cual, como pasa muy frecuentemente en este tipo de procedimientos, el Juez estaba haciendo la mayoría de las preguntas mientras los abogados participaban como espectadores.  El Juez hizo una pregunta larga, y cuando terminó, procedí a interpretar su pregunta al español; obviamente, inicié mi interpretación como siempre: ajustando la estructura gramatical del inglés a la del español para que la pregunta fuera correcta y entendible. Apenas había emitido cuatro sílabas cuando el Juez de una manera muy grosera me interrumpió y me dijo: “¡No! Interprete desde el principio todo lo que yo dije.”  Obviamente, a pesar de que me molestó muchísimo la manera en que este señor me interrumpió, respondí profesional y respetuosamente que estaba interpretando la pregunta, que apenas estaba comenzando a interpretar, y que la interpretación al español tiene que ser estructurada de acuerdo a la estructura gramatical de ese idioma.  El Juez insistió que interpretara en el orden específico en que él había hablado en inglés, palabra por palabra, a pesar de que esa ráfaga de palabras no tenía sentido.  Ni modo, lo tuve que hacer, y además, al terminar mi espantosa “interpretación,” el Juez volteó a verme y me dijo: “Por cierto, yo hablo español y así es como se dice lo que yo pregunté. Aprendí español con mi nana en la frontera.”  Estuve tentado a no volver a trabajar en ese lugar; afortunadamente mi carrera me permite seleccionar a mis clientes; pero después de pensarlo con más detenimiento, decidí no dejar que personas que hablan mediocremente el idioma en que nosotros trabajamos se apoderen de nuestra profesión.  Posteriormente tuve la oportunidad de explicar algunas reglas gramaticales a ese Juez, y tras convencerlo que no es lo mismo “negro gato” que “gato negro” se dio cuenta de la importancia de estructurar un idioma correctamente.  Yo les pregunto a ustedes: ¿Cómo han resuelto o tratado de resolver este tipo de situaciones?  No me refiero a lo que dijeron a medio juicio, estoy hablando de la manera en que corrigieron o intentaron corregir esa ignorancia. Me gustaría leer sus comentarios.

Where Am I?

You are currently browsing entries tagged with interprete judicial at The Professional Interpreter.