El intérprete independiente que no es emprendedor en los negocios pierde más de lo que se imagina.

June 1, 2012 § 3 Comments

Queridos colegas:

El otro día estaba almorzando con un funcionario de una agencia de interpretación que trabaja en todo el país.  Durante nuestra conversación recordamos otra época cuando yo frecuentemente prestaba mis servicios a esa agencia.  A media conversación le pregunté a este funcionario la razón por la cual en el pasado ellos me contrataban de manera regular para interpretar conferencias en cierta ciudad estadounidense, y después, cuando me mudé a esa ciudad, prácticamente me dejaron de contratar.

La respuesta me sorprendió en cierto sentido, y confirmó algo que yo había pensado por años.  La razón fue muy sencilla: Existe la idea de que no hay intérpretes de alto nivel en esa plaza.  Le pedí que elaborara en detalle, a lo cual respondió que las agencias se fijan en el mercado antes de contratar intérpretes para los eventos más importantes, y cuando no hay intérpretes que coticen honorarios a cierto nivel, en otras palabras, cuando todo el mercado cobra barato, esto se toma como síntoma de mediocridad y falta de calidad al nivel más alto.  No se trata de desperdiciar dinero, agregó mi amigo, se trata de contratar equipos elite para interpretar nuestros eventos.

Esto me hizo pensar y en seguida entendí.  Durante mi carrera he conocido intérpretes que no se preocupan por la parte comercial de la profesión, colegas que en algunos casos son muy buenos pero no saben promocionarse y no saben cobrar.  Estudiando detenidamente esta situación, encontré un común denominador a este fenómeno,  en los lugares donde una agencia de interpretación o una dependencia del gobierno local tratan a los intérpretes independientes como empleados, nuestros colegas se vuelven conformistas y pierden el deseo de mejorar su paga.  Yo he encontrado, e incluso convivido con colegas que no buscan trabajo, simplemente esperan la llamada de la agencia o del juzgado indicándoles las fechas en que los van a necesitar esa semana o ese mes, y estos intérpretes acatan este sistema.  No lo cuestionan, no buscan otras fuentes de trabajo.

En más de una ocasión he escuchado intérpretes, y algunos de ellos bastante buenos, que me dicen: “mañana no tengo trabajo porque la agencia, o el tribunal, no me llamó.”  Nunca un comentario de seguimiento dando a entender que van a buscar otro cliente para ese día. Nunca una palabra acerca de cancelar trabajo con esa agencia o juzgado porque pagan muy poco, y como todos sabemos, siempre pagan poco ya que tienen intérpretes independientes dispuestos y listos a trabajar por lo que sea.

Yo nunca entenderé ese conformismo de algunos queridos colegas, y sé que muchos de ustedes tampoco, sin embargo, pensé que sería interesante compartir con todos ustedes esta consecuencia del conformismo y falta de espíritu comercial. Todos ustedes que interpretan conferencias y eventos en todo el país excepto su ciudad, ahora ya saben que esto tal vez se deba a la apatía de sus colegas locales y al sistema utilizado por agencias, hospitales y juzgados en su estado. Me gustaría saber qué opinan al respecto.

Where Am I?

You are currently browsing entries tagged with espíritu comercial at The Professional Interpreter.