Interpreting CJA cases is a bad business decision.

March 26, 2018 § 19 Comments

Dear colleagues:

A recurring theme among my court interpreter colleagues in the United States is the extreme difficulties they must endure when working under the Criminal Justice Act program (CJA). There are complaints about absurd paperwork procedures and unimaginable payment delays. Some colleagues’ invoices for professional services rendered under this program have been outstanding for over a year!

I worked with attorneys under the CJA program, but when the system changed about 18 months ago, and interpreters’ invoices had to go through the defense attorneys to get paid, and I heard some of the delayed payment stories from colleagues nationwide, I decided not to take CJA cases anymore.

For those of you who do not do federal court interpreting work in the United States, in 1964 the United States Congress enacted the Criminal Justice Act (18 U.S.C. § 3006A) to provide a system for appointing and compensating lawyers to represent defendants financially unable to retain counsel; and providing for payment of experts, investigators, or other needed defense services in federal criminal proceedings, including interpreters. Today, the Office of the Federal Public Defender, with the over 10,000 private “panel attorneys” who accept CJA assignments annually, represent the vast majority of individuals prosecuted in U.S. federal courts.

CJA panel attorneys are paid an hourly rate of $132 in non-capital cases, and, in capital cases, a maximum hourly rate of $185. These rates include both attorney compensation and office overhead. In addition, there are case maximums that limit total panel attorney compensation for categories of representation (for example, $10,000 for felonies, $2,900 for misdemeanors, and $7,200 for appeals). These maximums may be exceeded when higher amounts are certified by the district judge, or circuit judge if the representation is at the court of appeals, as necessary to provide fair compensation and the chief judge of the circuit approves.  CJA attorney appointments are made by the Court on a rotating basis among members of the panel. Freelance federal court interpreters are paid with the same system, but with an additional step: Before their invoice goes to the judiciary, it must be reviewed and approved by the CJA panel attorney who requested the interpreter’s services. I guess interpreters are officers of the court of a lower tier, so they must be policed by the CJA panel attorney, apparently an officer of the court of a tier higher than the interpreter.

This process, not required when interpreters work directly for the federal courts interpreting court hearings or out-of-court interviews for public defenders or probation officers, created a burden on freelance interpreters who now devote a considerable, uncompensated time to the paperwork and its unavoidable eternal follow up process, that often takes many months and even years. Interpreters are billing for the time they worked as interpreters in a case, but that time represents but a fraction of the hours interpreters spend on paperwork, and follow up telephone calls, emails, and in-person visits to the courthouse, trying to discover the status of a payment for a service provided long before. This time goes uncompensated, and interpreters cannot work somewhere else, and generate income, while they are tied up in bureaucratic nonsense and begging for payment of rightfully earned professional fees.  For all these reasons, and to keep my health, sanity, and dignity, as soon as the system started I decided not to take any CJA panel cases, and I have taken none.

I suggest you do the same. Once you do it, you will be surprised at the money you will save just by rejecting these cases. Those of you who know me, or have read this blog for years, know that I am always suggesting diversification in the profession among freelancers so you can keep steady income, and a stream of interesting assignments instead of a boring monotonous routine. Dear colleagues, there are plenty of options even if court and legal interpreting is your thing and you do not want to step outside your field.

The most desirable practice would be civil cases with well-established high-profile law firms. They generally handle interesting cases, have clients who understand and appreciate your work as interpreter, and pay excellent, professional fees when you negotiate correctly. Smaller civil law firms and solo practitioners are also a good alternative.

Next, you have the criminal defense private attorneys. They have time to handle their cases and they usually retain you for the entire case. Here your interpreting services are well paid, and you are exposed to challenging, but interesting cases. It is rare to work in a case involving white collar crimes when you spend your time providing services to public defenders and CJA panel attorneys.

Foreign law firms are also a very good choice. Globalization has generated a big multinational litigation practice, and those top-notch attorneys coming from countries where they do not speak English may need the services of a local court interpreter team. Fascinating topics, including intellectual property, foreign trade, mining, hazardous materials, are common with these clients. Family Law practitioners from these countries are also looking for interpreting services in cases of divorce, child support, international child abduction, and others.

If you want to fill in the rest of your agenda with more court/legal work, you can also provide interpreting services to the Office of the United States Attorney in your jurisdiction. Witness preparation, proffers, transcriptions, and other services are required by the AUSA. An added benefit: They are not bound by the (every-day lower) federal fees, so you can negotiate a much better compensation for your professional services.

If you like working with the federal prosecutors, then you must offer your services to the United States Trustee Program (USTP) for their exams and interviews in federal bankruptcy court cases. This is another source of legal/court interpreter income that pays well when you negotiate your fee correctly.

Finally, you can still work with the federal public defender and, if you want to interpret hearings instead of interviews, negotiations, and depositions, you can interpret for the federal courts. You will only make the set half –a-day or full-day fee, and you will usually get the same type of cases, but you will stay away from the long, demeaning, and never-ending invoice procedures associated with CJA panel attorney cases. As a less desirable option, but in many ways better than dealing with the CJA system, you could always work at the state-court level.

Dear friends and colleagues, there are plenty of alternatives to CJA assignments, even within the court/legal field. I believe that if you all were to do what I did from the beginning, the CJA system would have no choice but to change and become more interpreter-friendly. I do not believe on “fantasyland solutions” such as talking to chief judges and court clerks; it was tried in some districts and they accomplished nothing. We cannot continue to lose income, health, and dignity backing up a system that proved ineffective. I now ask you to share your comments with the rest of us.

Hire an interpreter, not a linguist.

March 19, 2018 § 10 Comments

Dear friends and colleagues:

I have noticed there is confusion among clients, and some interpreters, about the meaning of the term “linguist”; this is due, in part, to its obscure definition in the English language dictionaries, but mainly because of a calculated campaign by some transnational agencies who found a way to profit from the confusion.

The Oxford English Dictionary defines the noun “linguist” as: “(1) A person skilled in foreign languages. (2) A person who studies linguistics.” (Oxford English Dictionary).

Merriam-Webster defines it as: “(1) A person accomplished in languages; especially: one who speaks several languages. (2) A person who specializes in linguistics.” (Merriam-Webster Dictionary).

According to Oxford, an “interpreter” is: “(1) A person who interprets, especially one who translates speech orally or into sign language.” The word comes from Old French “interpreteur”, this one from late Latin “interpretator”, which comes from Latin “interpretari.”  (Oxford English Dictionary).

Merriam-Webster tells us that “interpreter” is ” (1) One that interprets: such as (a): one who translates orally for parties conversing in different languages. (b) one who explains or expounds.” (Merriam-Webster Dictionary).

Widely used and universally recognized Oxford gives us two scenarios where an individual can be referred to as a “linguist”: individuals who study linguistics (pretty clear), and someone skilled in foreign languages, such as trilinguals or multilinguals. Apparently the definition would not apply to a bilingual persons because they would be skilled in their mother language and only one foreign language (singular). We all know that speaking a foreign language is light years from being an interpreter or translator. A French, Russian, and Italian speaking individual may do many things, but interpreting or translating will not be among their skills unless they have actively studied and trained themselves in interpreting or translation.

The more Americanized Merriam-Webster Dictionary creates confusion in the United States because it calls linguist a person accomplished in languages; especially: one who speaks several languages. Many Americans equate speaking several languages with being an interpreter or translator. This mistake comes from the belief that “linguistics” means speaking several languages and therefore interpreting from one into another. “Linguistics” is a discipline to describe and explain phenomena such as morphology, phonetics, syntax, semantics, and pragmatics, aiming for generalizations that hold across all languages (David Crystal. Cambridge Encyclopedia of Language. Cambridge University Press).

Many countries have legislation regulating interpreting services, limiting professional practice to those with a college degree or a license to practice the profession, to a requirement of holding a certification, accreditation, or qualification by a government agency or a professional association.

Depending on their language combination, to appear in court, interpreters in the United States must be certified, accredited or qualified. Black’s Law Dictionary gives us a legal definition of interpreter as: “a person sworn at a trial to interpret the evidence of a foreigner or a deaf person to the court”. Federal and State legislation set the requirements to perform this service, staring with a certification/accreditation program.

Most interpreters are not, and need not be, linguists. They must be interpreters. Unlike a mere bilingual individual, they have invested time, effort, and money in their education and training. While they command professional fees, those who speak a foreign language, but hold no degree, certification, or accreditation, cannot demand a professional income and sometimes they are not even aware of the professionals.

For this reason, and to attract customers by offering “interpreters” at very low cost, many transnational interpreting and translation agencies, usually in the legal, community, and healthcare interpreting fields, offer the services of their “linguists”, avoiding liability if their envoys do a poor job, and murking the waters of certification compliance requirements. Most people do not know what a linguist does, and they pay little attention because they trust the agency they just hired.

It is essential we make it very clear to our clients that we are professional interpreters, certified, accredited, licensed, qualified, or any other similar term used where you practice to separate you from the “paraprofessionals”.

Other languages, like Spanish, do not have this problem because the two terms are clearly different in the dictionary. I suggest you look into your other work language and see if the difference is clear, and if so, go to your non-English speaking clients and show them the definitions to back up your explanation. (Diccionario de la lengua Española, antes RAE. Diccionario de uso del español. Maria Moliner). I always demand a change in my contract when I notice I am “the linguist” instead of “the interpreter”.

We cannot allow these agencies to hijack our language, our professions, and our terminology so they can advance their destructive cause.

The English dictionary does not give us another definition of “linguist” but we can tell our colleagues and clients there is an unauthorized definition by the transnational agencies that goes like this:

<Linguist. An agency’s code name for non-certified interpreters and translators willing to work for insulting, rock-bottom fees the “industry” calls “rates”, to make the individual feel more like a laborer and less like a professional>.

I now invite you to share with the rest of us your comments on this practice by the agencies.

Do we understand what a U.S. federal court interpreter certification really is?

March 12, 2018 § 5 Comments

Dear colleagues:

The irregularities on the administration of the United States federal court interpreter certification exam of 2017 prompted a debate among many colleagues, seasoned court interpreters, those who took the test and are still living in the uncertainty this first appearance by Paradigm unexpectedly brought to their lives, and everybody in between. There are many unanswered questions about the way testing was handled, and there will be plenty of them once the results are announced one day. It is unlikely that once the candidates who feel the “sui-generis” administration of the test significantly impacted their performance are told they failed the exam, they will just accept it and move on. Some colleagues in such situation may be lawyering up just in case. Even those who will be told they passed will face situations never faced by any other federally certified court interpreters before. Maybe the results of their exam will be questioned in some spheres. Sure, the federal judiciary will tell them that their certification is as valid as anybody else’s.

That will be true because the certification will be issued by the same Administrative Office of the United States Courts, and they will be retained to interpret in court just like everybody else. Unfortunately, assignments by others, such as law firms and their clients, could bring them some headaches. Everybody other than the federal judiciary is in the private free market where they can hire any interpreter they please. Some potential clients may show reservations, as unfair as it may look to many of us, about the reliability and skill of an interpreter certified on the year of the messy administration of the test.  There will be many potential clients who will not care, but sadly, some will, and a possibility is that some of those who will could be the biggest players, the ones who pay the higher fees and handle the high profile cases. This ugly situation, out of the interpreters’ hands, could punish excellent interpreters able to pass the exam, whose skills would never be questioned but for the careless administration of the exam. I hope this does not happen, but it could.

During this, the darkest hour of the federal court interpreter certification exam’s history, I noticed certain things that led me to believe that besides the exam, there are misconceptions about the U.S. federal court interpreter certification.

Setting the current situation aside, the federal court interpreter certification exam is a prestigious exam that measures, to a high degree of reliability, the knowledge and skill of a candidate by testing them on all modalities of court interpretation, criminal legal proceedings, specialized terminology, and language fluency. The exam shows if a candidate meets the minimum standards to provide interpreting services in federal court. Passing the exam is just the beginning, not the end. It does not take us to the finish line, it is just the first step on the track. It troubles me to read comments by colleagues who claim they have not picked a book since they took the test 5 months ago; it concerns me to see how some believe they already forgot so much they think they would fail the exam if they had to take it again.

I worry when I read we have colleagues waiting for the test results to decide where to move permanently to apply for a job in a federal courthouse.  I also hear how many candidates believe that, because there is a need for court interpreting services at the federal level, they will be getting tons of work as freelancers in the federal system.  First, there are few openings to work full time as a staff court interpreter; to get the job they would have to beat many other more experienced and better known applicants, plus government budgetary concerns which favor a hiring freeze.

They will get work at the federal courthouse, but not as much as they expect. They will soon realize there is a huge difference between the caseload of a federal and a state or county courthouse, next, they will learn that very few cases go to trial in the federal system, that many hearings requiring interpreting services are covered through TIP (Telephone Interpreting Program) with the interpreter working from a courthouse far away. The newly certified court interpreters will be exposed to the strict (compared to most states’) guidelines and policy requiring that the courthouse hire the services of all certified interpreters in the area in a fair and even manner. There is a rotation in several courthouses to meet this policy. Finally, they will come to understand that most assignments given by a courthouse are for half days.

I also get the feeling that some candidates, and even some certified court interpreters, believe the federal court interpreter certification is the panacea. They assume that their certification will get them conference work, electronic media interpreting assignments, and so on. This is false.

A United States federal court interpreter certification in Spanish is proof that the interpreter passed the toughest court interpreter exam in the United States, that she or he has demonstrated to have the minimum qualifications to work in the federal criminal court system, those with the certification can be responsible professionals and reliable individuals who value professional self-improvement to the point they put themselves through the arduous certification process.  That’s it.

It does not mean that the certified interpreter has the knowledge and skill to interpret a criminal trial; that is acquired through practice, experience, and constant study. It does not even mean that the interpreter has the minimum skills and knowledge to interpret a civil proceeding. The exam tests no knowledge of Civil Law.

As cherished as a U.S. federal court interpreter certification is, it means little in the world of conference interpreting, or in any other interpreting field. There are excellent conference interpreters who started (and continue to work) in the courts, but their success outside the court setting does not come from the court interpreter certification, it comes from their individual effort and determination to study and prepare as conference interpreters, understanding that the two disciplines are different. I get scared when an agency offers me a conference assignment and tells me they only hire conference interpreters who are federally certified court interpreters. This tells me they are an agency that provides community interpreting services (including legal and healthcare) and that the assignment offered is probably not very good. I have never known of any reputable agency that works with conference interpreters say such a thing. It is the same for healthcare interpreting, that is why there is a different certification to work in hospitals and physicians’ offices.

I sincerely encourage all those waiting for the conclusion of this 2017 federal court interpreter certification exam soap opera, to look closely at their expectations as interpreters certified to work in federal court, and once they understand what they got, and what they did not, to study, practice, and plan their work as a professional interpreter with an eye on the future and both feet on reality, and make the choices right for each one in order to succeed not only as federally certified, but as professional interpreters. I now invite you to share your thoughts on this subject.

Tony Rosado’s CMIC interview. Mi entrevista con el CMIC

March 5, 2018 § Leave a comment

Dear Colleagues:

I would like to share with you my interview with the Colegio Mexicano de Intérpretes de Conferencias about our new court interpreting book that was presented during the International Book Fair in Guadalajara Mexico. I apologize to those colleagues who may not be able to read the text because the interview is in Spanish.

En esta ocasión quiero compartir con ustedes la entrevista que me hizo el Colegio Mexicano de Intérpretes de Conferencias con motivo de la publicación de nuestro libro de interpretación judicial en México, mismo que fue presentado en el Congreso de la Organización Mexicana de Traductores (OMT) durante la Feria Internacional del Libro (FIL) en Guadalajara, Jalisco. Gracias a Edna Cerf por la entrevista y al Colegio por permitirme reproducir en este blog la entrevista publicada en el número de febrero del Le Petit Journal du CMIC. La entrevista queda muy bien en este momento en que me dispongo a impartir un taller en la CDMX este fin de semana.

“Tony, muy buenos días. En nombre del Colegio Mexicano de Intérpretes de Conferencias, te agradecemos mucho esta entrevista. Presentaste un libro hace un par de meses en la FIL de Guadalajara. Para los intérpretes y el público en general que todavía no lo conoce, preséntanos tu libro y quiénes intervinieron para que saliera a la luz.

Este libro: “Manual del Intérprete Judicial en México”, es la primera publicación en español sobre interpretación judicial conforme al sistema jurídico adoptado por el gobierno mexicano hace unos años donde se cambia del sistema de juicios escritos, donde la necesidad de interpretación era mínima, a un sistema de juicios orales semejante al de los Estados Unidos y otros países anglosajones, donde la función del intérprete es esencial. En el libro, mis coautores y yo, intentamos llevar de la mano al intérprete judicial por todos los recovecos relevantes para un trabajo de interpretación judicial profesional. Abordamos temas jurídicos fundamentales como los derechos humanos, garantías individuales y demás derechos y valores jurídicos protegidos por la constitución, hasta las normas jurídicas procesales relevantes para la prestación de servicios de interpretación judicial, todo enfocado a la perspectiva del intérprete, no del abogado, logrando de esta forma que intérpretes profesionales, no abogados, comprendan el cómo y porqué de lo que están haciendo en los juzgados. Después, el libro presenta desde la perspectiva del intérprete, el proceso judicial y la participación del intérprete en cada etapa del mismo, adentrándonos en detalles como el tipo de interpretación necesaria para cada audiencia o comparecencia judicial (consecutiva corta, simultánea, o traducción a la vista). Esta sección del manual también va enfocada al abogado y a los jueces, para que los intérpretes puedan emplearlo como una herramienta de información y educación sobre lo que necesitan para hacer su trabajo. Finalmente, el manual trata del código deontológico que debe seguir todo intérprete, y en particular el judicial por ser auxiliar de la impartición de justicia. Esta publicación va dirigida a todos los intérpretes y cubre específicamente la interpretación judicial por intérpretes de lenguas de señas, lenguas indígenas y lenguas orales extranjeras.  Me parece que un gran logro fue la participación de peritos en todas las disciplinas cubiertas ya que mis coautores aportaron aquello de lo que yo carecía: María del Carmen Carreón es Magistrada del Tribunal Federal Electoral y como tal, aporta la visión del juzgador, parte fundamental para la prestación de este servicio. Daniel Maya es una institución ampliamente reconocida a nivel nacional e internacional en interpretación señada, concretamente la Lengua de Señas Mexicana (LSM) y yo aporto mi granito de arena como abogado e intérprete judicial con más de 2 décadas de experiencia en juzgados de varios países y en todos los niveles, además de mi trayectoria como instructor de interpretación judicial y autor de libros.

 

¿Cómo y con quiénes nació esta aventura? ¿Cuál es su propósito?

El manual nace en un momento de esos en que se alinea el universo y Carmen, Daniel y yo nos encontramos en un “green room” esperando pasar a un auditorio para dar una presentación cuando al platicar, nos damos cuenta que tenemos muchas cosas en común y una misma inquietud: Contribuir a la impartición de justicia en México de una manera incluyente donde nadie sea víctima del sistema por no entender el idioma del juzgado, en este caso el español. Daniel y yo teníamos anos de conocernos. Carmen y Daniel habían colaborado juntos por mucho tiempo, pero Carmen y yo estábamos conociéndonos. Carmen, en ese entonces Magistrada del Tribunal Electoral del Distrito Federal, es una persona incansable y alguien que me ha abierto los ojos a un nuevo tipo de juzgador en México, personas capaces y honestas dignas de confianza, y listas a luchar por la justicia. Ella fue instrumental en este proyecto al abrirnos mil puertas en el sistema y al aportar su energía, conocimientos y compromiso social. Daniel Maya es el presidente de la asociación profesional de intérpretes de lengua de señas mexicana más grande del país, con miembros en todo México. Además, Daniel ha estado muy activo a nivel internacional y es bien conocido en todo México ya que su imagen aparece constantemente en recuadro en los televisores mexicanos. Los conocimientos y el entusiasmo de Daniel fueron clave para poder soñar con un proyecto así de ambicioso. Yo siempre había anhelado el poder desarrollar algo que alcanzara e incluyera a los colegas de lenguas de señas y esta oportunidad, aunada con mi previa relación y confianza absoluta en la capacidad de Daniel, hicieron que este proyecto no solo arrancara, sino que llegara a su destino. De este proyecto ha surgido una relación profesional de los tres coautores que ha resultado en muchos proyectos que estamos evaluando en este momento, pero a nivel personal, lo mejor de esta experiencia es la gran amistad que ha surgido entre los tres y muchas otras personas que tras bambalinas han sido indispensables para que este proyecto viera la luz. Una empresa como esta requiere de mucha gente valiosa y trabajadora, no solo de los autores que firman el libro.

 

El “Manual del Intérprete Judicial en México” está presentado por el Dr. José Ramón Cossío Díaz, Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y Miembro de “El Colegio Nacional”. ¿Por qué involucrar a la sede judicial?

El Ministro Cossío llegó al proyecto en circunstancias muy especiales. Por un lado estaba su relación con Carmen que era quien mejor lo conocía, por otro lado, en mi caso, estaba un antecedente de hace algunos años, cuando se inició este proyecto de la interpretación judicial en México para satisfacer las necesidades de los nuevos juicios orales, una colega muy querida, amiga mutua, y miembro del CMIC, Georganne Weller, tuvo un encuentro con el Ministro en la Suprema Corte donde ella le platicó de nuestra profesión y en cierta forma despertó su interés en esto. Daniel también fue parte instrumental ya que el Ministro Cossío había manifestado su interés en la interpretación para los ciudadanos sordos en el sistema de justicia mexicano, incluso acompañándonos en una ocasión en un foro que tuvimos en la sede de la Corte y donde él se dirigió a los colegas intérpretes de Lengua de Señas Mexicana de toda la república, a invitación de Carmen y de Daniel. Tuve la oportunidad de participar y me pareció un interés genuino que se cristalizó en esta intervención en el prólogo del libro, lo cual nos brinda una legitimidad mucho mayor y nos abre las puertas de muchos juzgados y despachos de abogados no solo en México, sino en todo el mundo. Hasta donde yo sé, ningún otro Ministro de una corte suprema ha brindado este tipo de deferencia en un libro de interpretación judicial.

 

¿Está dirigido únicamente para intérpretes de señas o para intérpretes de lenguas indígenas que desean ser intérpretes en el sistema penal acusatorio?

El manual ha sido presentado en varios foros y ante diferentes públicos, pero su destinatario es todo intérprete que sea o que quiera dedicarse completamente o parcialmente a la interpretación judicial. Es un error creer que va dirigido a los intérpretes de Lengua de Señas o a los intérpretes de lenguas indígenas. Va dirigido a todos los intérpretes. Esta confusión es prueba de que los intérpretes de lenguas orales extranjeras están tan acostumbrados a que todas las publicaciones vayan dirigidas a ellos, que cuando aparece un manual incluyente de todos los intérpretes, lo vean como algo no destinado a su ejercicio profesional. Les invito a que lo lean y vean como todos los temas del proceso y práctica profesional son abordados con comentarios y conceptos generales aplicables a todos los intérpretes, seguidos de comentarios, conceptos y recomendaciones dirigidas específicamente para los intérpretes de lenguas orales o de señas, y cuando es necesario, mencionando las diferencias y circunstancias especiales para los intérpretes de lenguas indígenas. El libro trata de la interpretación de relevo (relay interpreting) entre intérpretes orales e intérpretes de lenguas de señas, cosa nunca antes vista.

 

¿Un intérprete de lenguas judicial debe de saber derecho? ¿Es un perito en derecho?

Un intérprete judicial debe saber derecho procesal y tener las bases de las ramas del derecho sustantivo en el que vaya a especializarse (civil, penal, internacional, etc.) a un nivel semejante al de un paralegal o asistente jurídico. Obviamente, no estorba saber más y ayuda tener una licenciatura en derecho o criminología. El intérprete judicial certificado es un perito en interpretación judicial, mas no en derecho. No es abogado. En realidad, es como todo trabajo de interpretación. No se puede interpretar lo que no se comprende y para comprender lo que se ventila en una audiencia, hay que entender lo que se está litigando (derecho sustantivo) y el contexto en que se está ventilando la controversia, o sea el momento dentro del procedimiento en que se están presentando alegatos o desahogando las pruebas. No pasa lo mismo en una audiencia intermedia que en una audiencia de juicio oral, por ejemplo (derecho adjetivo). La belleza de la interpretación (y la traducción) es que el idioma siempre cambia, así que hay que seguir estudiando. La belleza de la interpretación judicial es que el derecho no es estático, así que también hay que actualizarse constantemente. Si te gusta estudiar y eres intérprete judicial, tienes pretexto para hacerlo por partida doble.  

 

¿Los intérpretes actuales en los diversos procesos judiciales que se llevan a cabo en nuestro país saben cómo comportarse y están certificados?

Aún no existe en México un programa de certificación para la patente de perito intérprete en juicios orales, pero se están barajando varias posibilidades. México cuenta, con una herencia del ahora caduco sistema indagatorio en la figura del perito traductor, o perito intérprete traductor. Sin embargo, dicha patente no respalda ningún tipo de conocimientos o experiencia con juicios orales. Ahora, actualmente existen intérpretes en los juzgados mexicanos que saben comportarse en ese entorno judicial,  ya sea porque poseen una certificación de interpretación judicial extranjera (generalmente del gobierno federal o de algún estado de la Unión Americana) porque se han preocupado por aprender de manera autodidacta, o simplemente porque tienen muchas tablas y por puro instinto hacen un trabajo bastante bueno. La meta es la certificación para la patente de perito intérprete en juicios orales, ya sea a nivel federal, o estatal si algunos estados se adelantan al gobierno federal y ofrecen algún programa a nivel de su entidad.  

 

¿Cómo conseguir la certificación en México? ¿Cuáles son las recomendaciones de Tony Rosado para profesionalizar a los intérpretes?

Creo que ya he contestado la primera parte de esta pregunta en mi respuesta anterior. Mis recomendaciones para profesionalizar a los intérpretes son específicas para México donde hay que aprovechar el momento histórico que se presenta: El advenimiento del sistema acusatorio y por ende los juicios orales, es un fenómeno que se presenta a todas las disciplinas jurídicas al mismo tiempo. Se trata de algo nuevo para los intérpretes mexicanos, pero también para los jueces y abogados. Existe la oportunidad de que todos aprendan al mismo tiempo, y cuando algo se hace en un terreno nivelado, la cooperación, deseo de aprender, y la humildad ante lo desconocido es la misma. En otros países un intérprete recién formado o aún en proceso de formación tiene que enfrentar un sistema de jueces con años de experiencia, abogados que dominan el sistema y han trabajado con intérpretes judiciales por décadas, personal administrativo en los juzgados que a veces no es paciente con los intérpretes nuevos. Aprovechemos esta circunstancia para sobresalir profesionalmente.

Pienso que el sistema de certificación, ya sea estatal o federal, deberá incluir tres requisitos fundamentales: (1) Demostrar en un examen que el candidato posee los conocimientos de interpretación judicial (consecutiva corta, simultánea susurrada y en cabina, traducción a la vista bidireccional, interpretación completa, incluyendo interjecciones y comentarios aparentemente irrelevantes, registros y variaciones de lenguaje y terminología desde lo más culto hasta lo más soez, etc.) y de terminología y procedimiento jurídicos al nivel ya mencionado en otra pregunta. (2) Demostrar en un examen que el candidato entiende y domina los principios deontológicos de interpretación en general; aquellos aplicables a su especialidad de interpretación (existen preceptos de ética solo aplicables a los intérpretes de lenguas de señas o a los de lenguas indígenas, por ejemplo) y los cánones de ética específicos a la interpretación judicial como el secreto profesional, las reglas de evidencia, las declaraciones testimoniales, visitas carcelarias, imparcialidad, o parcialidad según sea el caso, etc.); y (3) La educación continua necesaria para actualizarse y conservar la patente, garantizando que el perito está al día en cuestiones de interpretación, derecho y ética. A mí me gustaría que la calificación de las credenciales y la decisión de quienes pueden ser peritos intérpretes debería estar a cargo de sus pares, o sea: otros intérpretes, quizá el CMIC o algún otro colegio o asociación profesional de nueva creación, como sucede en otras profesiones en los países más avanzados (en esos países la Barra de Abogados admite a los nuevos abogados, el Consejo de Medicina admite a los nuevos médicos, etc.) o como sucede con la certificación de intérprete sanitario en los Estados Unidos. Para mí siempre es mejor que otros colegas, y no el gobierno, decidan si el candidato es apto para el ejercicio de la profesión.

 

¿En Estados Unidos los intérpretes de lenguas sí están certificados? ¿Cómo logra un intérprete certificarse en E.U.?

Los Estados Unidos han contado con intérpretes comunitarios por mucho tiempo debido a la fábrica social del país. Un gran [porcentaje de población estadounidense no habla inglés. Históricamente, primero de manera orgánica, para satisfacer una necesidad y posteriormente de manera sistemática y profesional, los intérpretes que interactúan con la población en general se encuentran sujetos a rigurosos programas de certificación ya sea judicial o sanitaria.

Existen dos sistemas paralelos para la certificación judicial: Un sistema federal para los juzgados federales y 56 sistemas locales para cada uno de los 50 estados y 6 territorios del país. Además, existe un programa de certificación para los intérpretes de Lengua de Señas Estadounidense (ASL). El sistema federal es más riguroso y su certificación más difícil de alcanzar, pero en general, todos los programas, estatales y federales buscan que el candidato demuestre su dominio de ambas lenguas (origen y destino) de conocimientos jurídicos básicos, ética y profesionalismo, y que tenga una habilidad mínima en la interpretación simultánea, consecutiva corta y traducción a la vista, así como en los cambios de registro, incluyendo terminología jurídica en ambos idiomas, lenguaje soez y expresiones idiomáticas. Finalmente, los estados requieren un mínimo de educación continua anualmente o bianualmente (según cada estado) en interpretación, derecho y ética. No es necesario vivir en los Estados Unidos para certificarse, así que yo invito a que nuestros colegas en México intenten una certificación en Estados Unidos al menos para practicar para la certificación mexicana.  

 

Si en la sede judicial se requieren intérpretes calificados, ¿por qué considera Tony que esta certificación todavía no existe en nuestro país? ¿Qué se necesita? ¿Cuáles serían los criterios?

La certificación aún no existe debido a lo reciente del cambio de sistema procesal en el país. No me cabe duda que en un futuro próximo existirá al menos un programa federal de certificación como perito intérprete judicial. Contestando la segunda parte de  tu pregunta te diré que se necesitan dos cosas: Una mayor conciencia de parte del pueblo de México para que exijan servicios de interpretación en los juzgados y también una mayor participación de los intérpretes de México. A mí me ha sorprendido la apatía por parte de nuestros colegas que siento no han evaluado las posibilidades ni considerado los beneficios de ejercer la interpretación judicial, al menos de medio tiempo. Con tantas reformas necesarias para implementar completamente el sistema acusatorio, no cabe duda que serán prioridad aquellas cuyo gremio sea más vocal. Los intérpretes están compitiendo con los médicos forenses, criminólogos, criminalistas, fiscales, policías, defensores públicos, secretarios de juzgado y otros por un lugar en esa lista de prioridades. A todos les va a llegar su turno, pero la pregunta es ¿Quién quiere ser de los primeros y aprovechar ese momento histórico de aprendizaje colectivo que te mencionaba en una respuesta anterior?  Me imagino que los criterios para Lengua de señas Mexicana (LSM) y lenguas orales extranjeras serán los aceptados universalmente y mencionados en otra respuesta. El caso de las lenguas indígenas será más complejo y diferente debido a las diferencias culturales, usos y costumbres, falta de conocimiento sobre los valores indígenas y la desconfianza de dicho sector de la población, justificada por siglos de maltratos y negligencia.

¿Crees que con este libro los intérpretes en un proceso judicial serán tomados más en cuenta? ¿Por qué?

Definitivamente. El hecho que una Magistrada del máximo tribunal electoral del país sea coautora; que el libro trate temas que incluyen la protección de grupos de mexicanos como los sordos e indígenas, que se ofrezca la herramienta necesaria para dirimir controversias comerciales, civiles, familiares y penales entre mexicanos y extranjeros ya sean personas físicas o morales que no hablen la misma lengua, y que el prólogo haya sido escrito por un Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) son evidencia del gran peso de este manual. La tremenda aceptación, tanto en su venta en México y el extranjero (por toda Sudamérica, Centroamérica, Estados Unidos y España entre otros) como por la asistencia y participación de muchísimos jueces, intérpretes y abogados durante la presentación del libro en todos los lugares de la república donde lo hemos presentado son evidencia de que el libro está teniendo un efecto positivo en todo el sistema.

 

De acuerdo con el Dr. Cossío en este libro hay una ausencia de la descripción de los procesos ordinarios federales con la totalidad de la función jurisdiccional encaminada a los estados. ¿Se considera un tomo 2?

Se consideran varios tomos. Es importante lo que comenta el Ministro Cossío, sin embargo, tuvo que quedarse en el tintero porque nuestro objetivo era el de producir un manual práctico para el intérprete, no para el abogado; queríamos publicar algo lo suficientemente, portátil, claro y conciso para que acompañase al intérprete a la sala del juzgado, el despacho del abogado y los separos del reclusorio.  La observación del Ministro es acogida y será incorporada más adelante, por ahora, sin adelantar mucho, parece que el próximo tema a tratar será el comportamiento ético y profesional del intérprete judicial tanto dentro como fuera del juzgado. ¡Estén pendientes!

 

El Colegio Mexicano de Intérpretes de Conferencias, A.C. (CMIC), tiene 35 años de existencia. Ninguna asociación de intérpretes es tan longeva en América Latina y el CMIC es un referente importante en México y en otros países de habla hispana. En Colombia la más antigua tiene alrededor de 15 años. ¿Qué les dirías a los agremiados al CMIC?

Primero les enviaría un saludo muy afectuoso y una enorme felicitación por el aniversario. Tú sabes que lo hago de corazón ya que cuento con muchísimos amigo en el Colegio (algunas de mis mejores amigas son miembro del CMIC) y a continuación les invitaría, como referente de la profesión el América Latina y conociendo la capacidad individual de sus miembros, a que tomaran en serio y con gran entusiasmo la interpretación judicial en México. En épocas de globalización y de interpretación simultánea remota (RSI) cada día habrá más colegas (muchos de ellos sumamente capaces) compitiendo por los mismos trabajos desde todo el planeta. La interpretación jurídica mexicana les da una oportunidad de aprovechar esta globalización que además de tecnología genera disputas jurídicas con litigantes de todo el mundo, para ser los intérpretes en controversias judiciales internacionales ventiladas en el sistema judicial mexicano en temas como propiedad intelectual, fusiones y adquisiciones, incumplimiento de contratos de importación o explotación de materias primas, testamentos de extranjeros, divorcios, pensiones alimenticias y guarda y custodia de menores cuando las partes en el divorcio no tengan el mismo primer idioma, declaraciones bajo protesta de decir verdad (depositions) y muchas otras.

Hay que recordar que no todo el trabajo de interpretación judicial tiene que ver con la comisión de delitos. Si, habrá trabajo en el campo penal, sobre todo para los intérpretes de Lengua de Señas Mexicana (LSM) que también son miembros de este ilustre Colegio, y para los intérpretes de Lenguas Indígenas, pero una buena parte del trabajo, y sin duda la mejor remunerada, será para los intérpretes de lenguas extranjeras.  Esta es la oportunidad para que nuestros colegas mexicanos se pongan las pilas y asuman los servicios de interpretación judicial en las declaraciones bajo protesta de decir verdad (depositions) que se dan por miles en el territorio mexicano cada año y que casi en su totalidad son interpretadas por colegas que vienen acompañado a los abogados desde el extranjero y que, ante una oferta profesional y seria de parte de los miembros del CMIC, pondrían en evidencia dos desventajas de traer a los intérpretes desde el extranjero: (1) El costo, y no me refiero a los honorarios que deberían ser los mismos,  sino al costo de transporte, hotel, viáticos, etc.; y (2) La cultura local, los modismos, las expresiones idiomáticas, la historia del lugar, etc. Yo siempre creo que un buen intérprete mexicano es mejor para un trabajo en México con mexicanos, o que un buen intérprete colombiano es mejor para un trabajo en Colombia con colombianos. Aprovechen esta oportunidad, diversifiquen su ejercicio profesional, y asuman la dirección y margen el destino de la interpretación judicial en México.

 

¿En qué radica para Tony la importancia de pertenecer a alguna asociación?

Es un síntoma de profesionalismo. No podemos imaginar a los abogados de México sin el Ilustre y Nacional Colegio de abogados o la Barra Mexicana de Abogados. No podemos concebir a los médicos de Estados Unidos sin la American Medical Association (AMA) a los intérpretes de conferencias sin la Asociación Internacional de Intérpretes de Conferencias (AIIC) o a los traductores estadounidenses sin la American Translators Association (ATA).  México necesita del CMIC tanto, o más, que los intérpretes de conferencias mexicanos necesitan al Colegio. Educación continua, condiciones de trabajo, defensa de la profesión, son temas que competen a las asociaciones de profesionistas y en mi opinión no puede ser de otra manera. Ejercemos una profesión bella pero muy difícil y poco comprendida, necesitamos del apoyo de nuestros colegas y nuestras asociaciones profesionales para mejorar la calidad de nuestro trabajo, mantener los estándares de la profesión y para poder vivir la vida que nos merecemos.

 

En el Manual de Intérprete Judicial en México se especifican todos los artículos del Código de Ética del Colegio Mexicano de Intérpretes de Conferencias. ¿Por qué consideras importante que se siga un código de ética como el del CMIC o del INALI?

Te faltó mencionar el código deontológico de los intérpretes de Lengua de Señas Mexicana (LSM). La interpretación es una profesión como la ingeniería o la arquitectura, pero además es una profesión fiduciaria. A diferencia de otras profesiones donde más de una persona puede darse cuenta del desempeño del profesionista, al menos hasta cierto punto, en la interpretación en general, y en la judicial en particular, una vez elegidos los intérpretes para un trabajo o un caso, todas las partes ponen su confianza ciega en la honestidad, profesionalismo y ética del intérprete. Imagina un proceso para decidir si te quitan  a tus hijos, o si pierdes tu empresa, o si te mandan a la cárcel, donde no entiendes la mitad de lo que se dice y no sabes si quien está hablando por ti lo está haciendo bien. ¡Tremenda responsabilidad! Por ello, un código de ética es indispensable tanto para el buen funcionamiento del servicio profesional, como para la paz y tranquilidad de quien contrata los servicios del intérprete.

 

Las redes sociales han revolucionado la comunicación en el mundo. ¿Crees que Facebook, Twitter, Snapchat u otras pueden suplir a las asociaciones bien organizadas? ¿Qué opinas sobre la recomendación de intérpretes por medio de una red social?

La asociación profesional es un grupo colegiado de individuos con una actividad profesional en común para tomar decisiones y acciones que protejan o avancen los intereses comunes y de la profesión. Yo soy un gran defensor de las redes sociales, pero Twitter, Facebook y las otras tienen cometidos diferentes. No se puede comparar. Yo las empleo cotidianamente para difundir información, externar opiniones, promover mis servicios, fortalecer mis redes profesionales de colegas, pero jamás con la idea de reemplazar a una asociación civil del tipo que sea, mucho menos una profesional. Nunca he recomendado intérpretes por redes sociales ya que lo considero un tema un tanto delicado y no solo por lo que hay que decir sobre un colega; también por la percepción de mis otros colegas a quienes no recomendé. Sin embargo, Yo no veo ningún problema cuando se trata de ciertas situaciones como por ejemplo los recientes sismos en la Ciudad de México donde las redes sociales sirvieron enormemente para poner en comunicación a intérpretes y personas necesitadas de sus servicios. Lo que si detesto es la oferta de trabajo por Facebook o LinkedIn donde un colega o una agencia simplemente dice: “intérprete el martes a las 10 am en Pachuca”. ¿Qué tipo de trabajo? ¿Qué tipo de intérprete? ¿Por cuánto tiempo? Para mí eso es una falta de respeto a la profesión y al colectivo. No hace mucho opiné al respecto en mi canal de YouTube “The Professional Interpreter’s Opinion”.

 

¿Desde cuándo eres intérprete? ¿Con quién te gustaría o te hubiera gustado compartir cabina?

Empecé profesionalmente a mediados de la década de los 80s (ya llovió) Siempre quise ser intérprete, pero sucumbí a la presión de estudiar primero una carrera “de verdad”, así que estudié derecho, de lo que no me arrepiento ya que me dotó de un cúmulo de conocimientos y la metodología para investigar, leer y sintetizar, que me ha servido en mi carrera.  Me hubiera gustado compartir cabina con todos los intérpretes legendarios de la historia, formados profesionalmente y empíricos, conocidos y anónimos: Patricia Vander Elst, Ruth Hall, Christopher Thiery, Italia Morayta, Rosa María Durán, Harry Obst, Squanto, Malintzin, el intérprete de Marco Polo, y todos los intérpretes con quienes he trabajado y sigo trabajando muy a gusto (ellos saben de quienes hablo) además de los valores jóvenes con muchas ganas de aprender y de enseñar algunos trucos nuevos a un veterano de la profesión.  

 

¿Cuál es tu mayor defecto y tu mayor virtud?

Defectos tengo muchísimos, virtudes muy pocas y sería muy injusto que yo sea quien me juzgue a mí mismo, por aquello de nunca ser juez y parte, sin embargo puedo decirte que la gente se queja de que como compañero de viaje o trabajo soy demasiado hiperactivo, duermo poco y hablo demasiado (claro que esto describe a muchos colegas) y también he escuchado que pongo mucha energía en la defensa de los colegas y la profesión en general, que soy buen amigo y me dicen “tonypedia” porque sé de varias cosas. Mejor ahí lo dejamos. 

 

¿A quién admiras?

A todas las personas que triunfan a pesar de los obstáculos, a quienes no se rinden o conforman, a quienes jamás se resignan. No soporto a los mediocres o conformistas. Me cuesta trabajo conversar con intérpretes que se quejan de que no hay trabajo pero ni lo buscan, ni están dispuestos a sacrificar nada por alcanzar el éxito. Admiro a todos los intérpretes que son buenos, a los traductores que son buenos, a los científicos, humanistas y políticos que son buenos, a todos los colegas que dedican su tiempo desinteresadamente a las asociaciones profesionales. Admiro y respeto a los miembros de las fuerzas armadas y las policías porque cada mañana salen de su casa sin saber si regresarán por la noche. Como personaje histórico admiro enormemente a Thomas Jefferson

 

Por favor dinos en dónde podemos adquirir tu libro.

Mi primer libro: “The Professional Court Interpreter” en inglés y sobre el intérprete en el sistema judicial de los Estados Unidos puede adquirirse por internet de Amazon, Barnes and Noble y muchas otras librerías en todo el mundo. El nuevo libro “Manual del Intérprete Judicial en México” se puede adquirir por internet directamente de la editorial Tirant Lo Blanch en México, visitando su página web: www.tirent.com/mex y para quienes nos lean desde el extranjero, pueden pedirlo por email escribiendo a: osanchez@tirant.com También pueden adquirirlo en las librerías Porrúa, Gandhi y demás lugares de prestigio.

 

¿Algo más que quieras agregar?

Solo reiterar la importancia de al menos probar la interpretación judicial en México. Hay futuro. Mientras se definen los requisitos para certificarse como perito intérprete de juicios orales, les recomendaría que estudiaran el tema. La educación continua es muy importante para ello. Creo que pronto tendremos algo al respecto con el Colegio; además existen los cursos con Georganne Weller y me parece que otras promociones en el interior de la república. Creo que voy a andar por Chetumal y Mérida en un futuro próximo, tenemos ya un taller para intérpretes y traductores jurídicos con Georganne en marzo, y desde luego, como todos los años algo en la CDMX para los intérpretes de Lengua de Señas Mexicana (LSM) este otoño y el San Jerónimo en Guadalajara en noviembre

 

En nombre del CMIC, muchas felicidades por el Manual del Intérprete Judicial en México. Enhorabuena.

Mil gracias, Edna, y felicidades por tu trabajo al frente del Colegio.”

Ahora les invito a que incluyan sus comentarios a esta entrevista o a lo que está sucediendo con la interpretación judicial en México.

Where Am I?

You are currently viewing the archives for March, 2018 at The Professional Interpreter.